Comite Pro Santa Cruz
Suscribirse Contacto
Fundacion

ANTECEDENTES

En 1950 cruceños visionarios consiguieron la respectiva personería jurídica para la creación y funcionamiento de una entidad cívica de conformación amplia y funcional, capaz de representar al Departamento en sus demandas de justicia y progreso, con el nombre de Comité pro Santa Cruz. Era una institución que no debía atomizarse velando únicamente por un mejor destino de la ciudad capital y de su población urbana, las proyecciones del Comité eran más amplias y, si se quiere, ambiciosas.

En el curso de seis años a su fundación se había percibido su eficacia en proporción a los problemas que se le habían presentado al pueblo cruceño, que a decir verdad, no eran los vitales; es decir, todavía no había llegado la hora en que este instrumento legal respalde la movilización del pueblo y muestre su contundente eficacia para defender los intereses cruceños; fue el año 1957 en que afloró con toda la energía de su presidente, el Dr. Melchor Pinto Parada, para poner sobre el tapete del Gobierno Nacional, nuestro atraso y abandono, al mismo tiempo que exigía la promulgación de una Ley interpretativa del Artículo 111 del Código del Petróleo a la razón recién promulgado por el primer Gobierno del Dr. Paz Estenssoro.

La Ley de Regalías Petroleras hasta entonces era un enunciado lírico que jamás se cumplió y varias veces modificada y se remonta al año 1921 en que todavía era controvertida la prospección petrolera en nuestro país. Después el gobierno de Busch, en 1938, con visión más cierta y realista de los yacimientos energéticos, ratifica esa misma ley con otra modificatoria, que consagra aquellos derechos de regalías a las zonas productoras de carburantes. Y finalmente le tocó el alto honor y merecimiento al diputado por Santa Cruz, Virgilio Vega Terrazas, de ser el proyectista el 6 de diciembre de 1966 de aquella ley interpretativa que contó con el apoyo masivo de la mayoría parlamentaria en la Cámara de Diputados de la bancada parlamentaria del sector de izquierda el MNR, liderizada por el senado Juan Lechín Oquendo; también no se puede olvidar al vehemente defensor de esta ley en el Senado, ingeniero y senador por nuestro Departamento, don Omar Chávez Ortiz, que apoyado del mismo modo por la mayoría Lechinista, hizo aprobar la referida disposición legal.

El presidente Hernán Siles Suazo por ese entonces estaba engolfado en las discrepancias ideológicas primero y después personales con el ex vicepresidente de la República, Dr. Ñuflo Chávez Ortiz, que había sido echado de la segunda magistratura meses antes y es así que en La Paz dentro de los altos círculos palaciegos se percibía que el Jefe del Ejecutivo que quería promulgar dicha ley pensando que el Dr. Chávez la había inspirado y su hermano, el senador Omar Chávez, por la vieja y ancestral amistad de éste con el Dr. Melchor Pinto, creía que era quien vino a santa Cruz a atisbar el movimiento que empezaba a aflorar de su estado latente. (extraído del libro “Melchor Pinto Parada: Arquetipo y vigía de la Cruceñidad”. Autor: Alfredo Ibáñez Franco).


EL COMITÉ PRO SANTA CRUZ

En 1954 se producen diversos reclamos de la población; fundamentalmente del sector transporte organizado en el Sindicato de Choferes y Ramas Anexas “1° de Mayo”, quienes protagonizaban huelgas y marchas durante el mes de setiembre, por la falta de abastecimiento de combustibles a la región.

El Comité de Defensa de los Intereses del Oriente había desaparecido años atrás, así como las organizaciones sindicales, y el pueblo no contaba con un ente aglutinador. Las luchas sociales se habían concentrado también en las universidades, iniciadas el año 28, “demandando la institucionalización del co-gobierno en todas las instancias del gobierno universitario y la proyección social de la universidad”. El centro del discurso reformista era la demanda de participación estudiantil en el poder universitario. “Esta forma de gobierno sin parangón en otra universidad del mundo es decretada el año 1953”. Con ello las universidades del país lograban su autonomía y la Gabriel René Moreno era una de ellas. 

“Los acontecimientos que generaron las luchas estudiantiles por la defensa de la autonomía universitaria fueron de intensidad inusitada, para el estado de control del gobierno a que estaba sometido nuestro pueblo, lucha un tanto despareja, pero que logró el objetivo de una mayor participación del estudiante en los destinos de la Universidad, y, como consecuencia de esto, trajo aparejado el despertar de la sociedad cruceña en la necesidad de iniciar o emprender un movimiento que fuese capaz de sacar a la región de la postración en que se encontraba” (O. Mercado).

Los dirigentes de la Federación Universitaria Local, encabezados por el estudiante beniano Hernando García Vespa se movilizan y convocan a las instituciones del pueblo, el 30 de octubre de ese año, para fundar el Comité Pro Santa Cruz.
“La F.U.L. en esa época, estaba compuesta por los siguientes universitarios: Hugo Lijerón Jordán, Gil Antonio Porras Barbery, Carmelo Caballero, Antonio Carvallo Urey, Julia Casal y Carmen Delia Weise Vélez. Todos ellos en la actualidad son brillantes profesionales que deben ser guardados en la mente de todos los cruceños por su feliz iniciativa de fundar una institución a la que ellos denominaron desde el primer momento con el nombre de Comité Pro Santa Cruz” (C. Valverde).

El primer directorio cívico estuvo encabezado por Don Ramón Darío Gutiérrez Jiménez y el padre Carlos Gericke Suárez, acompañados de una directiva de buenos ciudadanos, comprometidos con su pueblo; todos ellos, notables cruceños en sus vidas. (del libro “Héroes del civismo” de Nino Gandarilla Guardia).



FUNDACIÓN

El Comité pro Santa Cruz se fundó a las cinco de la tarde del 30 de octubre de 1950, en el salón de actos del edificio central de la Universidad Gabriel René Moreno. En mi calidad de secretario de gobierno de la Federación Universitaria Local (FUL) invité, por razones de cortesía y rango, al rector Dr. Antonio Landívar Serrate para que presida la asamblea. Ambos compartimos la testera.

El acta de fundación consigna que, además del secretario de gobierno de la FUL, que tuvo a su cargo la exposición de motivos, “hicieron uso de la palabra los señores Agustín Saavedra Suárez, Rodolfo Weise, Ramón Darío Gutiérrez, Hernando Sanabria Fernández, Napoleón Rodríguez, Godofredo Aguilera, Horacio Sosa, Félix Moscoso, Mario R. Gutiérrez, Hugo Pessoa Rea, Marcelo Terceros Banzer y otros”. Entre esos otros, el acta sólo menciona los nombres de Jerjes Vaca Díez Cronembold y Hugo Lijerón Jordán.

La creación del Comité pro Santa Cruz tiene origen en dos documentos: la circular del 4 de octubre de 1950, dirigida en consulta a instituciones sociales, autoridades y personalidades del medio sobre la importante iniciativa, y la esquela del 25 de octubre del mismo año. La circular, que suscribí con Hugo Lijerón Jordán, secretario de relaciones de la FUL, hace público que los universitarios hemos “decidido auspiciar la creación de un Comité pro Santa Cruz”. Fundamentábamos, entre otros razonamientos, el hecho de que “está en la conciencia de todos que lo que falta en nuestro pueblo para conseguir que se respeten sus derechos y se cumplan los deberes que los altos poderes estatales tienen para con él, es la unión de sus hijos en un solo interés cruceñista, ajeno a las contingencias políticas y superior a las rivalidades personales”. En el mismo documento, hacíamos una sucinta relación de los problemas que requerían de mayor y prioritaria atención por los poderes públicos en Santa Cruz.